martes, 10 de diciembre de 2013

Irónicamente, le falta imaginación


LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY (2013)

El tráiler de esta película llamaba la atención por ese cruce tan particular entre realidad e imaginación del protagonista, el cual nos hacía presagiar una película variada, divertida y con grandes dosis de imaginación. Desgraciadamente, pasada la sorpresa inicial, el metraje se desinfla dando lugar a una historia mucho más común de lo que debería teniendo en cuenta la sinopsis y temática del filme: un hombre que se enfrenta a la realidad que le rodea refugiándose en las aventuras que vive imaginariamente.

Ben Stiller (Los padres de ella -y secuelas-, Algo pasa con Mary, Zoolander) dirige y protagoniza este remake de la película del mismo nombre de 1947. En ella interpreta a Walter Mitty, un aburrido encargado de archivar y revelar los negativos de la revista "Life", quien se refugia en su imaginación para hacer todo aquello que no se atreve, hasta que un día se ve obligado a enfrentarse a esas aventuras que siempre pueblan su imaginación ante el temor de ser despedido.

Sin embargo, sorprendentemente es en este punto donde la película comienza a perder fuerza, cuando debería ser lo contrario, pues tras presentarnos a los personajes y sus aspiraciones (de manera bastante superficial por otra parte, pues aunque sea una comedia se podía haber profundizado un poco más, al menos en la relación de los dos protagonistas), se dedica a mostrarnos los intentos de Walter por conseguir el "negativo 25", la mejor fotografía seleccionada expresamente por el fotógrafo Sean O´Connell (Sean Penn, a quien hemos visto en Mystic River, The Game o Pena de muerte, realizando poco más que un cameo) para la portada con que cerrar el último número impreso de la revista "Life". Esto se convierte en una sucesión de viajes y aventuras que dejan un tanto frío, pues al cabo de un rato estás imaginándote el final del filme de manera bastante aproximada (aunque he de reconocer que sí me gustó el detalle de la última portada de la revista "Life", bastante acertado y nostálgico dado el tono del filme).

Además de Penn, Kristen Wiig (La boda de mi mejor amiga, Paul) está correcta como el interés amoroso de Walter, aunque su personaje apenas puede desarrollarse debido a que la película está centrada exclusivamente en el personaje interpretado por Ben Stiller. La veterana Shirley MacLaine (vista recientemente en la serie británica Downton Abbey), realiza una interpretación a su altura como la madre del protagonista, pese a tener un papel sin la profundidad que merece una actriz de su talla. Por último, Adam Scott (la serie A dos metros bajo tierra) interpreta al encargado de la transición de la revista "Life" al mundo digital, un papel que comienza como interesante para tornar a cargante en algunos puntos debido a la repetición de chistes y situaciones a la que es sometido el personaje, aún así con algunos de los mejores momentos cómicos del filme.
 
Es cierto que la película resulta entretenida en líneas generales y tiene algunos toques de humor que se agradecen (faltaría más siendo una comedia), pero se queda a medio camino entre las aventuras, el romance y la comedia sin llegar a satisfacer totalmente ninguna de las áreas. Hay que reconocer, sin embargo, que tampoco se llega a hacer aburrida en ningún momento, pues las situaciones que vive el protagonista son bastante peculiares por sí mismas, pero se echa en falta algo más de valentía e imaginación en las divagaciones mentales del protagonista (las cuales quedan relegadas a un segundo -o tercer- plano cuando comienza la aventura) que es donde verdaderamente podía haberse distinguido esta película.

El fotógrafo O´Connell (Sean Penn) junto a Walter Mitty (Stiller)
Stiller dirigiendo en un momento del rodaje.

1 comentario:

  1. Yo me quedo con la parte central, 100% aventura. Un saludo.

    ResponderEliminar